viernes, 3 de mayo de 2019

Competencias Socio.emocionales: mal llamadas "blandas"


En la mayoría de las conferencias o talleres que he impartido me ha llamado la atención, por decir lo menos, el nombre y desconocimiento que aún se tiene en las organizaciones de las habilidades socio-laborales que marcan la efectividad y bienestar de las personas en su desempeño.

lunes, 14 de enero de 2019

La Tercera Oreja


Esta obra nace de una profunda revisión de mi vida, reflexionando sobre los resultados obtenidos en mi trayectoria personal y profesional, con mis aciertos y desaciertos, con mis virtudes y mis carencias.  Destaco que, desde mi oficio de padre, he encontrado la escuela más enriquecedora de mi ser, en ella he descubierto el más profundo misterio de la vida y del poder del amor, la entrega incondicional sin horario y recompensas, y la gran responsabilidad de modelar a mis hijos en la convivencia amorosa diaria. De este ejercicio íntimo, profundo y vital, de paternidad con sentido, he extraído las lecciones más grandes las que he proyectado en mi dominio laboral, para entregarme al servicio del otro, escuchando a quien busca nuevas respuestas a sus inquietudes del presente, a sus límites, a sus miedos, a sus vacíos, a su necesidad de conectarse con su profunda bondad y potencialidad creadora, para lograr ser mejor persona y líder respectivamente. Paradojalmente, cada vez que sirvo al propósito del otro, siento que en ese acto yo también me voy completando en un ser humano más pleno y feliz.
En mi camino profesional me he encontrado con Alejandro Gonzáles Legrand, “Coco Legrand”, el más grande, reconocido y maestro del humor y la comedia chilena, con quien nos hemos fundido en un acto generoso de servicio, para contribuir al desarrollo de los líderes chilenos y latinoamericanos. Desde hace más de tres años las organizaciones nos han pedido charlas y conferencias, para impactar a sus equipos de trabajo, ofreciendo un conversatorio memorable, donde combinamos nuestras miradas para promover competencias socio-emocionales, desde la arista del humor y el coaching, potenciando con ellas mejorar la convivencia, la efectividad laboral y el bienestar personal. Cada conferencia me ha desafiado a preparar un discurso con sentido exponiendo contenidos de alto valor, los que he ido sistematizado paulatinamente, hasta que de pronto descubro que tengo un texto que va emergiendo entre mis manos, el que vengo a ofrecer a todos ustedes.

Los contenidos tratados han sido inspirados por muchas vivencias personales y familiares, también, desde mi experiencia profesional en el ámbito de la salud, desde mi profesión de Terapeuta Ocupacional y mis estudios en el dominio de la innovación, competencias laborales, gestión organizacional y coaching. Desde hace más de veinte años que me dedico a la capacitación y formación de personas que ocupan roles de dirección y liderazgo en sus organizaciones, con el propósito de contribuir a generar una trasformación en su cultura, buscando un balance virtuoso entre  efectividad laboral y bienestar.

El libro lo he organizado en cuatro capítulos:

1.      Calidad de vida igual a la calidad de nuestra escucha

2.      Conversaciones maestras para el liderazgo virtuoso

3.      Escuchando a nuestra organización

4.      El liderazgo de los talentos en las nuevas organizaciones


sábado, 16 de junio de 2018

La Felicidad como Aprendizaje Vital


Felicidad como aprendizaje vital
He titulado este ensayo y las reflexiones asociadas con el nombre de Felicidad como aprendizaje vital, con el propósito de aportar una mirada distinta al tema, desde mi perspectiva y experiencia como facilitador y experto en desarrollo socio-emocional de personas y culturas organizacionales.
La Felicidad es un tema que cada día se pone más en boga, penetrando espacios donde hasta hace años atrás no se mencionaba en la agenda pública, quedaba atrapado en el laboratorio, la academia o lo manejaban sólo una élite social e intelectual. Hoy es un tema que invade las redes sociales, los medios de comunicación y “apasiona a la opinión pública” en encendidas tertulias. Es común encontrar cada día más líneas de investigación que se aproximan a mirar la felicidad en el trabajo, la felicidad organizacional, la felicidad en las relaciones, la felicidad en familia, la felicidad en la biografía de las personas.

lunes, 11 de diciembre de 2017

El Líder que Escucha...: la escucha en la comunicación es todo

El Líder que Escucha...: la escucha en la comunicación es todo: Los seres humanos estamos diseñados para escucharnos y afectarnos, para conectarnos, sentirnos, aprender y crear mundos. Al lograr entend...

la escucha en la comunicación es todo

Los seres humanos estamos diseñados para escucharnos y afectarnos, para conectarnos, sentirnos, aprender y crear mundos. Al lograr entendernos, comprendernos y considerarnos, se hace posible coordinarnos para un hacer en común o, por el contrario, para diferenciarnos, estableciendo distintas posiciones para ver el mundo y actuar en él desde nuestra diversidades y particularidades. Desde nuestros espacios emocionales internos creamos los mundos en los que habitamos y si queremos cambiar estos mundos o acceder a otras realidades, el punto de partida es escucharnos a nosotros mismos para tomar consciencia desde que espacio emocional de posibilidades actuamos y asumir las consecuencias que con ellos estamos generando.El lenguaje se manifiesta en palabras, sustentadas en emociones y en la corporalidad expresiva, con ellas construimos un discurso al conversar. Al ser escuchado este discurso gatilla o evoca un potencial de respuesta emocional, un sentido de realidad, una posibilidad de acción y compromiso social con el otro.
En este sentido, conversamos con tal naturalidad que no nos preguntamos cómo conversamos y menos aún, ni siquiera sospechamos que éste escuchar - conversar es el responsable, en muchas ocasiones, de la calidad que logramos en nuestro hacer o en los resultados de nuestro comportamiento, el que impacta en nuestro bienestar y efectividad en la vida.Por ejemplo, una conversación inefectiva se caracteriza porque sólo escuchamos literalmente el significado de las palabras para responder automáticamente, apenas entendiendo lo que el otro plantea. En una conversación efectiva escuchamos el lado emocional de las palabras, comprendiendo y considerando al otro desde sus legítimas diferencias, necesidades y posibilidades de movimiento y compromisos.Cuántas veces te has quejado o has escuchado que otros se quejan por sentirse incomprendidos, por no lograr una comunicación efectiva, por tener expectativas y que éstas no se cumplan, por soñar y soñar y ello no plasmarlo en un proyecto para transformarlo en realidad. 

En todos estos fenómenos está implicado el lenguaje y las conversaciones particularmente el cómo escuchamos y conversamos con nosotros mismos y con los otros.Con lo dicho sostengo que la calidad de nuestra vida es correspondiente a la calidad de nuestras conversaciones. Esta declaración la fundo en el reconocimiento que lo que sentimos, pensamos, necesitamos y queremos que ocurra o que sea conocido por nuestro entorno, necesariamente requerirá que lo expresemos congruentemente a través del lenguaje, comunicándonos efectivamente con quienes nos vinculamos. Es así como conversamos sobre lo que nos pasa, lo que sentimos y lo que queremos que suceda, expresándolo en distintas declaraciones como, por ejemplo; te quiero, gracias, perdóname, te pido que me abraces, juzgo que eres muy competente en lo que haces, te prometo que te acompañaré en tu aventura empresarial, no sé cómo hacer esta tarea, entre otras.   
Nos   comunicamos para decir algo que es importante para nosotros, para que nos escuchen, comprendan y acojan, y así también, para hacer que cambien las situaciones que nos afectan, ofreciendo o pidiendo a otros la realización de  ciertas acciones para ello, abordando de esta manera situaciones que nos incomodan o limitan o, por el contrario, ofrecemos y nos comprometemos socialmente con ciertas posibilidades de acción para abrir nuevos mundos y así expandir nuestro ser y hacer,  con otros desafíos y prácticas que impactarán en el entorno.Si no logramos el propósito de comunicarnos efectivamente; que nos escuchen, comprendan y se produzcan cambios o compromisos, nos cargamos de cierta frustración, rabia, insatisfacción y tendemos a explicar que estos resultados no dependen de la calidad de nuestra conversación. 

Los explicamos atribuyéndoles a otros la responsabilidad que hayan ocurrido o, a la vida, al destino, en fin, a causas externas a nosotros. Para comprender que todo depende de la conciencia que tengas sobre el poder de acción que habita en ti y de la actitud que adoptes para interpretar y vivir la vida que quieras vivir, este libro te permitirá develar la estructura, componentes, congruencia y calidad de tu escucha y conversación, descifrando así qué fue aquello inefectivo que no logró generar el efecto esperado. Si sólo te quedas con la explicación de que son los otros los que no te escucharon, los que no te pidieron u ofrecieron oportuna y adecuadamente o, cualquier otra acción inconclusa que juzgues que se dio,  vivirás tu vida atrapado en expectativas, soñando  con la ilusión de que el otro adivine lo que tú quieres o necesitas para dártelo, desarrollando así un pensamiento mágico, que te conduce a la pasividad, a que aparezca alguna fuerza sobre natural que se haga cargo de que los demás cambien y así tu logres mayor felicidad. Así te conviertes en un observador pasivo-expectante y no en un protagonista creativo de tus resultados.En todos los espacios de tu vida el responsable de la calidad de tus resultados eres tú, con tu escucha, conversación y compromisos sociales que articulas. 

viernes, 27 de octubre de 2017

Liderazgo y escucha: ¿qué los une virtuosamente?



Permítanme iniciar esta conversación con la siguiente declaración; el líder no tiene ningún poder si no hay alguien que le de la autoridad y valide sus conversaciones y propuestas. Los seres humanos somos poderosos, inteligentes y creativos. Esta declaración se fundamenta en constatar que cuando alguien elige una opción, o toma una decisión, le otorga en ese acto curso y sentido a su voluntad, inclinándose en una dirección y no en otra, así define su trayectoria y futuro. En estos actos expresamos nuestro poder de acción y trasformación del mundo; tomamos, soltamos o nos aferramos a ciertas posibilidades. En este contexto, la emergencia del liderazgo se funda en el reconocimiento y legitimidad que los colaboradores le otorgan a una persona, aceptando consciente o inconscientemente su poder de influencia, quienes juntos, desde un espacio de afectación y confianza, comparten en la complicidad del conversar posibilidades y alternativas para emprender las acciones orientadas a la resolución de sus requerimientos y a concretar los desafíos que la vida les muestra.

lunes, 9 de octubre de 2017

Siempre hay tiempo para conversar y aprender

La vida es un conversar que fluye en el tiempo, desde su inicio hasta el final, y lo único que tenemos entre estos dos puntos es tiempo para aprender. El cómo conversemos en este tiempo marcará la diferencia en la calidad de nuestra vida, experimentada en el ahora y en el aquí, como también, será un predictor de como llegaremos cognitiva y emocionalmente al cierre de ella. Las conversaciones abren o cierran posibilidades para nuestro bienestar y para la efectividad que alcancemos en nuestro desempeño, en otras palabras, construyen muros o puentes redundando en bienestar o sufrimiento respectivamente. Lo que logramos en esta vida está mediado por la calidad de las conversaciones y el uso que le demos a este único y valioso tiempo que estamos viviendo conscientemente. Por ello esta conversación, que desarrollo en estas páginas, la necesito compartir, pues es para mí también una fuente de esperanza para el tiempo que estoy viviendo. Aún siento que necesito aprender a escuchar más y mejor cada día, para lograr un conversar más virtuoso y así entregar un servicio más luminoso. Siento y creo que las palabras serán los guardianes de mi bienestar y efectividad, por eso cuido mis pensamientos y mis conversaciones con quienes me relaciono diariamente, en mis distintos dominios de vida, pues nos afectamos con ello y desde ahí construimos nuestro devenir.

Competencias Socio.emocionales: mal llamadas "blandas"

En la mayoría de las conferencias o talleres que he impartido me ha llamado la atención, por decir lo menos, el nombre y desconocimiento...